domingo, 9 de septiembre de 2012

Objetivos

Los propósitos que animan el presente estudio son de dos tipos:
 
OBJETIVOS GENERALES
 
1.       Determinar los orígenes y/o antecedentes históricos del fenómeno.

2.       Explicar las posibles rutas de su difusión.

3.       Esclarecer las causas que habrían dado lugar a su fuerte arraigo, y amplio y extendido uso.

4.       Proporcionar una clasificación de las modalidades existentes.

5.       Brindar herramientas conceptuales y metodológicas que faciliten el abordaje de futuras investigaciones.

6.       Demostrar la riqueza conceptual y simbólica que oculta una práctica que a simple vista se muestra de relativa, escasa, o ninguna trascendencia.

 OBJETIVOS ESPECÍFICOS
 
1.       Clarificar el origen histórico de la práctica: tanto en Perú como en el resto del mundo.

2.       Demostrar que para el caso peruano, además de la migración japonesa de finales del siglo XIX, deben contemplarse otros dos posibles agentes de su difusión: la migración china de mediados del siglo XIX, y la población de ancestro africano que arribó a este país como consecuencia del desplazamiento forzado que tuvo lugar en los siglos precedentes.

3.       En caso se confirmen alguna de estas dos últimas hipótesis, restituir a la memoria del tusán o de los afrodescendiente, o de ambos por igual, el conocimiento de este particular patrón socio-cultural.

4.       Clarificar si existe o no un enlace entre el amplio uso de la práctica y

a) Los sistemas de reciprocidad tradicionales propios del área andina;

b) La estrategia de marketing de la entidad Pandero Volkswagen S.A.;

c) Los programas de microcrédito implementados en el Sur Andino; y

d) Las sucesivas crisis económicas devenidas en décadas pasadas. 

Asimismo,

5.       Identificar las variaciones locales y regionales existentes.

6.       Ofrecer un esquema clasificatorio de acuerdo a las características específicas reconocibles.

7.       Dar lugar a que los resultados de los puntos señalados permitan establecer similitudes y diferencias (es decir, comparaciones) entre el fenómeno local y el fenómeno tal como se presenta en otras sociedades del mundo.

8.       Desde un punto de vista pragmático, evidenciar el potencial que en términos de desarrollo es capaz de asumir esta forma asociativa para muchísima gente. Y en especial, el potencial que podría suponer en lo que hace a emprendimientos productivos orientados a una mejor inserción de sectores históricamente postergados. (Entiéndase por tales tanto a la población campesina, como a los migrantes e informales).

9.       Promover su articulación con formas alternativas de producción e intercambio que sean acordes al espíritu de una economía solidaria, cuidando no cooptar su reproducción; y

10.    Aportar, de esa manera, a la construcción de una sociedad más justa y equitativa.
 
Finalmente,

11.    Poner al descubierto los cambios y transformaciones experimentados por la sociedad cusqueña contemporánea (incluidos sus distritos rurales y comunidades) a partir del análisis de diferentes tipos de racionalidad socio-económica. Los mismos que se revelan en prácticas e instituciones tan dispares y heterogéneas como sin duda lo son el pandero (o Asociaciones Rotativas de Ahorro y Crédito); el canastón y los banquitos (o Asociaciones de Ahorro y Crédito Acumulativas); las polladas y parrilladas (también llamadas Instituciones de Invitación con Pago); el regateo, la yapa y el fiado; así como el trueque y las relaciones de caserazgo (más propias de los mercados tradicionales; o bien, de algunas tiendas de abarrotes tanto de la ciudad como de los pueblos); el régimen de estrictos precios fijos y el uso de tarjetas de crédito (allí donde se reproducen transacciones económicas más impersonales -por ejemplo, en los supermercados, donde no suele haber cabida para la negociación); el sistema de prestaciones recíprocas como la jurka, y un elemento no menos interesante como la dinámica competitiva que da lugar a los ‘excesos’ de la fiesta en el sistema de cargos; el ayni y la minka reproduciéndose en escenarios que están más allá de los límites puramente comunales; la impronta del sistema de anticresis, las pirámides y las redes de distribución por multinivel; etcétera. Fenómenos, todos ellos, que aún cuando están asociados a mentalidades y modelos socio-económicos claramente diferenciados -de intercambio mercantil, don y prestigio-, coexisten en un mismo escenario: el Sur Andino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada